Prensa

The city paper Abril 2013

http://thecitypaperbogota.com/features/pedro-ruiz-gold-standard/

Las obras de pedro Ruíz en el libro de arte de Seguros Bolívar 2011

Pedro Ruiz es el artista seleccionado para el tradicional libro de fin de año de la colección de arte de Seguros Bolívar.

Museo Bolivariano de Arte Contemporaneo

Febrero -abril  2011

Quinta de san Pedro Alejandrino

Santa Marta – Colombia

Condecoración del artista colombianmo PEDRO RUIZ con la Orden  de las Artes y Letras otorgada por el gobierno francés.

Bogotá – 24 de septiembre de 2010

El Embajador de Francia Jean-Michel MARLAUD, en nombre del Gobierno francés, condecoró al artista colombiano Pedro RUIZ como “Caballero de las Artes y Letras”, en un acto realizado en la residencia de la embajada de Francia, el 24 de septiembre de 2010.

La condecoración representa el reconocimiento de Francia al gran talento de este artista, que ha puesto muchas veces su trabajo y su arte al servicio de Francia y quien ademas, tiene una estrecha relación con este país.

pedro ruiz -condecoracion francia

http://www.ambafrance-co.org/spip.php?article3271

 

Discurso de agradecimiento durante el evento condecoración

DISCURSO DE LA TIERRA

“He visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser.”

Replicante Nexus-6 . Blade Runner

 

Tout d’abord je voulais vous dire qu’un ami bien intentionné m’a conseillé de ne pas trop remercier. Ce n’est pas une habitude en France, il m’a prévenu. Ça m’a rappelé les mots de Proust dans les premières pages de  Du côté de Chez Swan: “On ne pouvait pas remercier mon père; on l’eût agacé par ce qu’il appelait de sensibleries”. Mais, malgré toutes les préventions, je dois céder devant les raisons de mon cœur. Je vais remercier

Sr. Jean-Michel Marlaud Embajador de Francia, señora Yveline Vildeuil-Marlaud, amiga del arte y de los artistas, Señora Claire Durieux Consejera de Cultura y Ciencias, Sr. Thierry Bayle, Agregado Cultural, Sra. Anoushka de Andrade, Consejera Audiovisual de la Embajada de Francia en Colombia, quiero expresarles mi mas sincero sentimiento de gratitud por considerarme digno de ser honrado de esta manera por la República de Francia y su Ministerio de la Cultura y de la Comunicación.

Recibo esta distinción con emoción y me entusiasma y alienta el hecho, por que se distingue con ella al oficio del cual se desprenden todos los aspectos de mi vida, la pintura, una labor que, como lo dice un poeta, no es mi ambición, simplemente es mi manera de estar solo.

 

 

Que los blancos estamos locos por que pensamos con la cabeza fue lo que  dijo un gran jefe indio durante una conversación sostenida con Carl Gustav Jung .  Al ver su asombro , el Gran Jefe  aclaró “Nosotros pensamos con el corazón”.

A la edad del uso de razón el corazón me previno, el mundo era grande y difícil y no lograría habitarlo a menos que tomara medidas drásticas. Y le obedecí. Con la mayor disciplina y el empeño mas decidido comencé a dibujar, intentando el mas riguroso realismo, el mundo que me rodeaba, porque quería atraparlo para no permitirle escapar. Me hice un mundo. Pasé por sobre todas las reglas y prioridades impuestas por la educación escolar y, luego, académica, no por una rebeldía voluntaria, simplemente llevado por una necesidad interna, un deseo de salvación que focalizaba mi atención de manera única y exclusiva en el dibujo y la pintura.

Mis intensas prácticas artísticas tenían lugar, en gran medida, durante las interminables clases de matemáticas. Los dibujos en mis cuadernos debieron ser tan numerosos como las ecuaciones en las de mis compañeros. Puedo decirles que mi ecuación fue exclusivamente artística. Y como la inteligencia es tan diversa, Al final de mi bachillerato esta fue evaluada y galardonada superando lo que muchos pensaban y continúan pensando: que la educación artística es un mero asunto de sensiblerías.

Animaron la razón las instituciones centenarias del Liceo Francés, La Escuela Nacional de Bellas Artes de París, los Museos franceses e Italianos, pero el corazón lo animaban los compañeros de ciertos tramos del camino.

Me gustaría mencionar solo algunos de una larga lista, para ayudar a ilustrar lo que quiero decir. Por ejemplo, Andrés, el “gamín” del colegio, él me cuidaba como si me pudiera romper. Me tenía un afecto que algo tenía que ver con mis desnudos femeninos, por llamarlos de alguna manera. Llegaron a ser muy cotizados, algunas veces alcanzaron la suma de dos pesos si el cliente solicitaba variaciones.

Entre tantos profesores que perdonaron mi falta de atención, por sentimientos que iban desde la curiosidad hasta el respeto y la admiración por mi labor, quiero mencionar especialmente a Françoise mi profesora de francés.  Gastó una fortuna en mí tratando de convencerme de orientar mis habilidades hacia el cine. De mi profesor en la escuela de Bellas artes, ya no recuerdo su nombre pero si su emoción cuando vio mi trabajo. Mis compañeros en el colectivo Nadieópina, Mario, Delcy, Rafa, Milena que compartieron algunos años su trabajo con el mío permitiéndome ampliar los limites de mis reflexiones.

Y a tantos y tantos pintores.

 

Todos ellos, con su actitud atenta al detalle, amorosa, admiradora, generosa, incrustaron en mi alma la certeza de que el arte es la expresión máxima del hombre. El logra movilizar fuerzas vitales y despertar sistemas sutiles más allá de la ciencia tan exacta, las matemáticas tan puras y precisas, la geografía lejana, siempre distante, la historia tan patriótica y voluble, el deporte, tan sano e implacable conmigo. Solo el arte tan indefinible y etéreo, caótico y rebelde…

De muchas personas y fuentes bebí en la construcción de lo que para mi es una simbiosis necesaria entre mi propia educación y mi obra. A ellas va también mi gratitud por este reconocimiento. Pero me limitaré a lo que fue el inicio de una larga relación amorosa con la pintura.

A mi padre por El Libro de las Tierras Vírgenes de Kipling en aquella edición lujosa de Aguilar de pasta dura forrada en lienzo verde, profusamente ilustrada. Esto es  lo que recuerda mi cerebro mientras que todo su contenido reposa en la memoria de mi corazón desde siempre. El es el principio de mi veneración por la naturaleza y de todo lo que yo imagino y proyecto.

Y le agradezco también a mi padre el vecindario que escogió para mi, era noble y muy  ilustre. Entrando, a la izquierda, estaban mis profesores: Miguel Ángel, Leonardo y Botticelli. Las eternas cuchillas, Jan Van Eyck y Don Diego Rodríguez de Silva y Velásquez. Lejos de alcanzar sus cualidades debo aferrarme a las palabras sabias de Tagore: “El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen”.

Fueron muchos los personajes de la cultura humana y los textos, muchos franceses por supuesto, los que la biblioteca paterna acercó a mi corazón. Recuerdo, siempre testigos vigilantes de mis avances en la anatomía y la perspectiva, los retratos de Marcel Proust y Thomas Mann. También ellos me habrían de enseñar algo sobre las certezas de la vida, las probabilidades de la muerte y las posibilidades del humor para consolar.

Si hoy, después de  transitar tantas corrientes, un lápiz es todo lo que necesito para hacerme al Amazonas debo ser consecuente y agradecer de manera profunda a pinceles, papeles, lienzos y bastidores y al amarillo ocre, al azul ultramar y al de Prusia, al verde esmeralda, a la tierra de sombra tostada. A La Tierra, la Madre Tierra que venero, principio común y motivo recurrente en mi obra. Ella refleja, me lo asegura Gregory Bateson, los aspectos mas complejos de la gente, los estéticos,  los intrínsecos, los refinados.

Entonces, vividos o creados, quiero agradecer como pintor, a los Llanos Orientales, al colibrí, al tigre Mariposa, a las montañas,  a la Sierra Nevada, a los Kogi, Upichía, a los Guambiano, Wayuu, Tikunas, Macunas y Paés, a la serpiente coral y a la palma de cera, a Bahía Solano, a Las mariposas y a las flores, a las Guaduas. No debo olvidar tampoco a mi pobre Río Bogotá con sus espumas que ojalá sean pasajeras, a Cali pachanguera, a Leticia en el Amazonas, a Silvia en el Cauca y a Pacho en Cundinamarca, a la Cartagena de Indias y morenos, a mi Medellín y por supuesto gracias a Juancho Polo, a Alejo Duran y a los Aterciopelados. Gracias a todo lo que me hace parte de esta parte de la tierra. No ha sido necesario frecuentarlos a todos, es mi privilegio de artista llevar el mundo en el corazón.

 

 

Alguien me preguntó que significaba esta distinción para mí. Significa , mas que todo, responsabilidad. Tengo la responsabilidad de desarrollar la capacidad de comprender y compartir los sentimientos de mi pueblo para poder expresarlos y hacer propuestas que lo dignifiquen a su vez.

Gracias al pueblo francés que con este reconocimiento ennoblece mi labor y hace suyo también mi mundo de desplazados y malabaristas en los  semáforos, de victimas de la violencia y de vendedores ambulantes de aguacates, empanadas y alegrías, de  víctimas de la droga y de los mariachis de chapinero. Gracias departe de los elegantes, los silvestres, los intelectuales y los emocionales, de las reinas nacionales y regionales. Gracias por reconocerle todo su valor al arte y a las letras.

Ya para terminar solo quiero decirles que si hay algo  mas importante para mi que el arte. Nunca nadie se enteró lo valiosa que es para mi la amistad. Tan valiosa es que hubo, incluso, una época de mi vida en que mis cuadros eran gratis para los amigos, no sé porqué insistían en cambiarlos por dinero. Desafortunadamente para ellos, esa mala costumbre prosperó. Todos mis amigos son víctimas de mi hermetismo, de mi música, de mis bromas o de lo que yo diagnostiqué como  mi “Anorexia Telefónica”.  Gracias por apaciguar esa soledad que es tan necesaria para mi trabajo. Por todo lo anterior, con el poder que me concede la ocasión yo los nombro a todos y cada uno, desde la A de Teresa Correal y Clarisa Ruiz hasta la Z de Carlos Cubillos, Damas y Caballeros de la Orden del Amor y la Amistad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GALERIA_272

LA PATRIA


Boletin_informativo_embajada+de+Colombia+en+España-+mayo

Ha dicho la prensa:

El Tiempo – Martes 21 de Julio 2009

La Tarde – Pereira

El Nuevo Siglo – Semana del 30 de julio al 5 de agosto – 2009

El Tiempo

Obras que exaltan lo bueno del país brilla el lado más bello de Colombia invitan a Botero, Gabo, Vives y Juanes ilustres del país irán a Shangai

DIEGO GUERRERO – Cultura y entretenimiento

La exposición Oro, espíritu y naturaleza de un territorio, del artista Pedro Ruiz, deja en claro un par de cosas: una, que Colombia también es un país en el que hay belleza y remansos de paz en medio de la injusticia. Y dos, que en un medio artístico en el que pululan los trabajos de denuncia, que hablan –no sin razón– de la barbarie y de la indolencia que agobia al país, también hay espacio para que el lado bello sea plasmado en el arte.

La exposición que se inaugurará el próximo 29 de julio en el Museo de Arte Moderno de Bogotá muestra treinta cuadros en pequeño formato en los que la naturaleza y las costumbres se revelan enmarcados en laminillas doradas.

La obra hay que verla con lupa (hay una a cada lado del cuadro). La razón es que cada una mide 20 por 30 centímetros y esta hecha con un detalle que se acerca a la obsesión.

Para colmo, son pinturas llenas de exuberancia y desbordadas en proporciones.

La línea conductora de este recorrido es el río, uno dorado, lo mismo que el cielo. En Oro las imágenes van a bordo de una canoa guiada por un barquero.

Todo parece exagerado, algo macondiano, si se quiere: de las embarcaciones brotan decenas de mariposas azules de todos los tamaños y ballenas del Pacífico.

Las canoas transportan una iglesia colonial blanca con su paisaje de árboles de flores amarillas; ventas ambulantes de cocos y minutos de celular con sombrillas que salen volando; un paisaje de la Sierra Nevada, la selva, una maloca con su techo gigante y un cuadro abstracto de Carlos Salas. Sobre el bote llueven mangos y la letra del vallenato Alicia adorada.

Cada pintura tiene su propio guacal. Están hechas en acrílico y resina sobre tabla y tienen un marco de madera con hojilla de oro de 24 quilates. En la exposición están acompañadas por poemas o canciones.

MUSEO DE ARTE MODERNO. Inauguración el 29 de julio carrera 6 no. 24-00 informes en el teléfono 286 04 66. .

Publicación eltiempo.com
Sección Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación 21 de julio de 2009
Autor, Diego Guerrero

Galería: Colombia sobre lienzo

Pedro Ruiz presenta ‘Oro, espíritu y naturaleza de un territorio’, un bellísimo homenaje a los paisajes del país y a los artistas nacionales.

Publicación eltiempo.com
Sección Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación 30 de junio de 2009

Exposición ‘Oro, espíritu y naturaleza de un territorio’, del artista Pedro Ruiz, en el Mambo

Se inaugurará el próximo 29 de julio. muestra treinta cuadros en pequeño formato en los que la naturaleza y las costumbres se revelan enmarcados en laminillas doradas.

La , deja en claro un par de cosas: una, que Colombia también es un país en el que hay belleza y remansos de paz  en medio de la injusticia. Y dos, que en un medio artístico en el que pululan los trabajos de denuncia, que hablan -no sin razón- de la barbarie y de la indolencia que agobia al país, hay también espacio para que el lado bello de ese país sea plasmado en el arte.La obra hay que verla con lupa (hay una a cada lado del cuadro). La razón es que cada una mide 20 por 30 centímetros y  esta hecha con un detalle que se acerca a la obsesión. Para colmo, son pinturas llenas de exuberancia y desbordadas en sus proporciones.La línea conductora de este recorrido es el río, uno dorado, lo mismo que el cielo. En ‘Oro’ las imágenes van a bordo de una canoa guiada por un barquero.Todo parece exagerado, algo macondiano, si se quiere: de las embarcaciones brotan decenas de mariposas azules de todos los tamaños y ballenas del Pacífico.Las canoas transportan una iglesia colonial blanca con su paisaje de árboles de flores amarillas; ventas ambulantes de cocos y minutos de celular con sombrillas que salen volando; un paisaje de la Sierra Nevada, la selva, una maloca con su techo gigante y un cuadro abstracto de Carlos Salas. Sobre el bote llueven mangos y la letra del vallenato ‘Alicia adorada’.MUSEO DE ARTE MODERNO INAUGURACIÓN EL 29 DE JULIO CARRERA 6 No. 24-00 INFORMES EN EL 286 04 66.

DIEGO GUERRERO  CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Publicación  el tiempo.com
Sección  Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación   21 de julio de 2009
Autor, Diego Guerrero

Presentación general de la instalación.

ORO Espíritu y naturaleza de un territorio
Presentación2

MUSEO BOLIVARIANO – Santa Marta, Colombia

Museo de Artes Visuales MAV – Universidad Jorge Tadeo Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s